Nuestras Historias

La idea de contar con un sistema micro financiero data del año 1998, fecha en la que la Municipalidad Distrital de Cotarusi, siendo Alcalde el Sr. Roberto Vicencio Ramírez, aprueba el Plan Integral de Desarrollo del distrito, donde se establece que el financiamiento era parte esencial para el desarrollo integral de una localidad. Esta propuesta primigenia, no precisaba bajo qué modelo se debería estructurar dicho sistema financiero; sin embargo, si fue una iniciativa sugerente sobre la cual se elaboraron perfiles de un posible programa de créditos rurales, con el auspicio de la ONG IDCCA. Propuesta que fue acogida por la entidad de cooperación belga, SOSFAIM. En efecto, el programa funcionó exitosamente durante los años 1999 y 2000, administrado por IDCCA, gracias a los fondos otorgados por SOSFAIM. Eran fondos rotatorios, destinados a atender la demanda de créditos de los comuneros beneficiarios del programa: Cotarusi, Pampamarca, Colca, Izcahuaca, y San Miguel de Mestizas, Posteriormente, con la creación de la Cooperativa, dichos fondos pasarían a ser administrados por la Cooperativa como fondos de garantía a favor de las referidas comunidades. Ante el impacto positivo del programa y el buen desempeño de los beneficiarios, expresados en la baja morosidad, SOSFAIM sugiere la continuidad del Programa, pero a condición de su formalización legal o que sea administrada por una operadora especializada. Entonces se abre un proceso de debate en torno a la búsqueda de una alternativa organizativa, involucrando a todos los actores. De esta forma se allanó el camino hacia el modelo cooperativo. Para los comuneros (pequeños agricultores y alpaqueros), no era difícil entender la doctrina cooperativa, porque son herederos de una cultura ancestral basada en la práctica de valores que coincidencon los valores y principios cooperativos. Este proceso culmina el 15 de febrero del año 2001, fecha histórica para nuestra cooperativa, pues aquel día, en una magna asamblea, los asistentes de las cuatro comunidades previamente convocados, decidieron fundar la cooperativa. Se fundó en medio de la crisis económica y en un contexto muy difícil para el sistema cooperativo, ya que muchas y grandes cooperativas habían sido liquidadas. De otro lado, los pequeños productores agropecuarios y todos los pobres del campo, particularmente las poblaciones rurales de las comunidades, estaban excluidos del sistema bancario, pues el sistema financiero tradicional sólo servía a quienes pueden y tienen.